23 de febrero de 2011

La Mosquitera (Agustí Vila, 2010)

He visto esta película porque actúa el hermano de Marina. También conocida como P.J. Casuality, o la chica de los vídeos de Love of Lesbian.
Y entonces me da pena pensar que si no la conociera, si no fuera por ese hecho circunstancial, nunca la habría visto. Y me da por ponerme a pensar en todas esas películas que no veo. Maravillosas. Que no existen para mis ojos. Que, de hecho, a veces, no existen para ningunos. Y me da por apenarme por todas esas malas películas que tienen demasiados pares de ojos, acaparándolos, sin merecérselos.

Voy a admitirlo: pensaba hablar amablemente de 'La Mosquitera', aunque no me entusiasmara. Por cariño. Pero para mi sorpresa, la película me ha encantado. Mucho.

No sólo es esa maravillosa atmósfera de extrañeza que construye. Cuando veo algo así, siempre me acuerdo de 'Blue Velvet' y esa oreja entre la hierba y ese es un mundo extraño. Y me repito, sí, es un mundo extraño, y a la vez esa extrañeza forma parte de nuestra cotidianeidad de un modo tan intrínseco.
Y ese pequeño toque 'Le souffle au coeur', que no se me ocurre mejor influencia. Esas barreras que se rompen. Los límites de lo molesto.

También es maravillosa esa mosquitera, esa tela de araña que atrapa a los personajes para luego engullirlos. Esos animales, esas personas. Esa calma, como balsa de aceite, y a la vez, sí, turbio.

Y ¡Marcos Franz: el nuevo Jean-Pierre Léaud!

Photobucket

Photobucket

La belle personne (Christophe Honoré, 2008)

De verdad, de verdad que a veces no necesito nada más.
Que un París mojado. Que un Louis Garrel, y una Léa Seydoux. Para qué más.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

22 de febrero de 2011

Plácido (Luis García Berlanga, 1961)

Tengo una asignatura de cine en la que el profesor decidió dedicarle todo el semestre a Luis García Berlanga, dada su reciente muerte.

Es una gran oportunidad para ponerme al día con él, porque la verdad es que no vi muchas películas suyas más allá de las más conocidas, y aunque 'El verdugo' me encanta, siempre hubo una inconexión. Algo que no me acababa de conquistar, de llegar. Algo que hace que no me encante, y no acabo de saber qué es.
Y eso que adoro las comedias clásicas de Fernando Fernán-Gómez, que creo que tienen muchos puntos en común con las de Berlanga. Igual estoy diciendo una estupidez, todavía tengo que ver casi todo lo suyo.

Hablar de las comedias es especialmente complicado, al menos para mí. La risa, es lo que tiene. Descubrir sus mecanismos no es tan sencillo como descubrir los de cualquier otro género. Por qué funciona una comedia, quién sabe.

Photobucket


Sin embargo aprecio mucho (muchísimo) esa acidez, esa crítica, en aquel preciso momento. Aprecio la crueldad y la dureza y la exageración y aprecio que intentara hacerme reír.
Por el momento, eso es todo.

Avanti! (Billy Wilder, 1972)

Lo malo de ser Billy Wilder es que corres el peligro de sufrir los inconvenientes de ser un genio.
Es el mismo problema que tiene Woody Allen.
Y es que aunque son genios prácticamente a tiempo completo, a veces hacen lo que comúnmente se conoce como obras menores. Que no son malas películas, simplemente parecen mucho peores al ponerlas en relación con el resto de su filmografía.

Sin embargo, una cosa está clara. Italia no es un país, es una emoción.

20 de febrero de 2011

Dalkomhan insaeng (A Bittersweet Life) (Kim Ji-woon, 2005)

¿Quieres violencia extrema?
La tendrás.
¿Quieres peleas cruentas?
Las verás.
¿Quieres sed de venganza, de crueldad?
La sentirás.
¿Quieres, quizás, algo parecido al amor?
Lo encontrarás.
¿Quieres una dirección impecable, una fotografía digna de admirar?
Las disfrutarás.

Quieres lágrimas y quieres lluvia y quieres sangre, y no saber dónde empieza una y terminan las demás:

Photobucket


Una noche de otoño el discípulo se despertó llorando, entonces el maestro le preguntó al discípulo:
-¿Tuviste una pesadilla?
-No.
-¿Tuviste un sueño triste?
-No -dijo el discípulo-. Tuve un sueño dulce.
-Entonces, ¿por qué lloras tan tristemente?
El discípulo respondió con calma mientras secaba sus lágrimas...
-Porque el sueño que tuve, no puede hacerse realidad.

Les femmes du 6ème étage (Philippe Le Guay, 2011)

Hoy fuimos al cine a ver 'Les femmes du 6ème étage'.

Los domingos de cine. Cuando trabajaba en el cine los odiaba a muerte. Y odiaba a la gente que decidía ir al cine el domingo, teniendo el resto de los días disponibles.
Puede ser porque creía que la gente que va al cine en domingo elige ese día porque está todo cerrado y como un remedio al "no hay nada que hacer". Y eso es muy triste, ir al cine porque no hay nada mejor que hacer. Pero para qué engañarnos, la razón por la que detestaba los domingos de cine era simplemente que había más trabajo.

Según un libro que leí hace unos meses, Avignon es de toda Francia la ciudad en la que más gente va al cine. Es una ciudad verdaderamente cinéfila. Vayas a la hora que vayas, el día, la película que sea, las salas siempre están completas. En la película de hoy, sin ir más lejos, hubo muchísima gente sentada en el suelo.

Y es que ese cine además es encantador, el Utopia. Fue construído por los cinéfilos de Mayo del 68 y las paredes son de terciopelo y hay cuadros y esculturas por todas partes. Un pequeño baño dentro de cada sala, un antiguo cenicero de piedra para apagar el cigarro antes de entrar y que ahora se utiliza para dejar los chicles (prohibidísimos). Y en el programa mensual, escrito bien grande "Cine garantizado sin 3D". Creo que vale la pena visitar la ciudad aunque sea simplemente para ir al cine.

Pues la película. París años 60. Cuenta la historia de un grupo de mujeres españolas que durante el franquismo se fueron a trabajar a Francia como criadas para familias adineradas.
Las actrices: Carmen Maura, Lola Dueñas y Natalia Verbeke. Pienso que la cosa no puede empezar mejor.

Creo que es un poco diferente ver esta película como yo, espectadora española que malhabla francés, al igual que las protagonistas de la película, y se encuentra con el choque de culturas al llegar al país, que como espectador francés.
Era una comedia, y volviendo a lo que dije el otro día sobre el sentido del humor según países, lo más gracioso de todo era que ellos y yo nos reíamos en momentos diferentes.

Hay algo que favorece mucho a la película y es ese toque de lost in translation. Muchos diálogos en español no son subtitulados, y el espectador francés ríe enloquecido porque ve que los personajes franceses no entienden el idioma.
En mi caso, fui una espectadora perdida al reverso. Sin subtítulos para las partes en francés (prácticamente todas) me desenvuelvo con mayor dificultad para entender a los personajes galos.

También hay algo que agradezco muchísimo (aparte de las maravillosisísimas interpretaciones de todos y cada uno de los actores), y es el hecho de que no peca en absoluto de los estereotipos. Algo que habría sido muy fácil y tentador.

'Les femmes du 6ème étage' me ha dado eso que cada vez menos películas me dan: la oportunidad de olvidarme de mi vida para centrarme en la de ellos. Me ha embaucado, me ha hecho derretirme en mi butaca, desear que no acabara nunca, seguir a los personajes mucho más tiempo, no tener que separarme de ellos cuando las luces se encendieran.

Photobucket

19 de febrero de 2011

Les bronzés font du ski (Patrice Leconte, 1979)

Cuando le preguntas a un francés qué película representa mejor el humor francés, te responden 'Les Bronzés', dirigida en los 70 por Patrice Leconte con dos secuelas.
Joy y su hermano Jers me dijeron que la segunda parte era la mejor, así que nos la pusimos.

Fue curioso, porque mientras Jers y Joy se reían locamente, yo permanecía impasible. Es humor de caídas, de malentendidos, de chistes fáciles y un poco absurdos, un poco tópicos. Sin embargo se me hizo muy amena, y al menos "simpática". Agradable. Ligerita.

Photobucket


¿Pero de verdad existe tal cosa? ¿El humor por países? Me pregunté qué pensarían ellos si les pusiera, por ejemplo, 'Amanece, que no es poco'. O el famoso humor inglés. ¿Qué hace que un colectivo unido por su nacionalidad reaccione ante determinado tipo de humor?

17 de febrero de 2011

The Song of Songs (Rouben Mamoulian, 1933)

Hay algo que no acaba de despegar en 'The Song of Songs'. Un tono demasiado moralista, quizás. Algo tan tórrido. Tan inexplicable e inexplicado. Unos personajes poco definidos. Veletas, al viento, a la deriva.

Sin embargo, está todo lo demás. Están las sombras proyectadas sobre la pared. Inmensas, siempre. Está nuestra Marlene, la de todos, la impecable, la dura, llena de aristas. Quebrada. Está lo sutil.
Nuestra misma historia. Una y otra vez, una y otra vez.

Photobucket

16 de febrero de 2011

Le dîner de cons (Francis Veber, 1998)

A veces me enfado con los franceses y con Francia.
Antes los quería incondicionalmente, pero desde que vivo aquí lo veo todo de otra manera.
Me enfado con ellos cuando quiero ir a comprar algo y a las 20:00 está cerrado. Cuando necesito persianas, o edulcorante líquido. Cuando la noche se acaba a las 2:00. Cuando me quedo sin sol, cuando los encuentro arrogantes, o groseros. Cuando creo que abusan de la mantequilla.

Sin embargo, cuando veo sus películas recuerdo el motivo principal por el que vine aquí. Los franceses son los dueños y señores del cine. Y sorprendentemente, la comedia se les da casi tan bien como el drama.

Photobucket

This Property is Condemned (Sydney Pollack, 1966)

Sydney Pollack dirigiendo. Francis Ford Coppola metiendo mano en el guión. Adaptando una obra de Tennessee Williams. Robert Redford y Natalie Wood actuando.
¿Qué más se podría pedir?

Photobucket

DiDi Hollywood (Bigas Luna, 2010)

Tiene que tratarse de una broma pesada.

Tiene que ser un error. De alguna manera se filtró el primer ensayo de la película, cuando los actores simplemente recitaban su guión como robots o de risas. Y alguien lo montó y distribuyó, como aquel vídeo de Enrique Iglesias cantando 'All I need'.

Sino, no me explico una película tan patética. Ese guión, no me lo puedo creer. Esa música, esa fotografía. No. No puede ser. Ese aborto de """""actriz""""" llamado Elsa Pataky, hay lechugas pachuchas en mi nevera que me transmiten más emociones que su cara operada. Creo que ni siquiera hace falta humillarla, ella es una humillación en sí misma.

Photobucket

Hola, soy Elsa Pataky, todo glamour, ¡aquí abajo!


Al menos 'Yo soy la Juani' tenía a Verónica Echegui que es una actriz de los pies a la cabeza y muy polivalente y casi casi tan bonita como Natalie Portman.

Photobucket

13 de febrero de 2011

The Go-Getter (Martin Hynes, 2007)

Entre la banda sonora de M. Ward.

El pequeño homenaje a 'Bande à part'.

Photobucket


Y la siempre preciosa Zooey Deschanel.

Photobucket


Casi me engañan,
y me hacen creer
que estaba ante una buena película.
Pero no.

Due Date (Todd Phillips, 2010)

Cualquier película del mundo con Robert Downey Jr. es miel para mis labios.

Photobucket

Qué humor.

12 de febrero de 2011

Le silence de la mer (Jean-Pierre Melville, 1949)

No vi demasiadas películas de Jean-Pierre Melville, y sin embargo le tengo un especial cariño. Porque fue suya una de las primeras películas clásicas que vi conscientemente y que me hicieron sentir amor y curiosidad por el cine clásico. Ésta fue 'Le Samouraï', que además en España fue llamada 'El silencio de un hombre'.

Así que sí, Melville es un hombre muy silencioso, y es curioso porque no nació con el cine mudo. Sin embargo creo que es de esos que, como se suele decir, las mata callando.

Ésta es una de las muy pocas veces que encuentro que la voz en off está justificada y el sonido tan, tan bien utilizado. No puedo casi ni creerme que sea una ópera prima.

La premisa es apetecible: un oficial nazi, un anciano y su sobrina, conviviendo. Y entonces, todo menos el silencio. Durante todo el metraje, el anciano y su sobrina, heridos, cabreados, resentidos, frustrados, no abren la boca ni un segundo, mientras que el oficial nazi expone de una manera extremadamente sensible su alma. Quién nos iba a decir que tuviera una, pero para mi sorpresa, me descubrí diciendo "pobre" refiriéndome a él numerosas (dos) veces.

Es así pues como se establece este diálogo que es en realidad un monólogo. Esa manera de hablar con todo lo demás que no son las palabras. De hablar con el cine.

Photobucket

Following (Christopher Nolan, 1998)

'Following' es la primera película que hizo Christopher Nolan con 6.000 dólares, rodándola los fines de semana y en 16mm.

Y tras haber visto su última película, la nominadísima para los Oscars 'Inception', me da la sensación de estar ante una trayectoria cinematográfica que debería haber sido a la inversa: hacer la chorrada de 'Inception' primero, como si fuera un esbozo, y que su última película sea la mejor de su obra, 'Following'.

Photobucket


Me gustaría mucho que probaran a poner de tope 6.000 euros de presupuesto para todos los directores y estoy segura de que la mayoría mejorarían increíblemente sus trabajos.

'Following' os cuenta la historia de un voyeur. Bueno, es un escritor que necesita inspirarse para escribir, en teoría (pero en teoría funciona incluso el comunismo). Es simplemente un voyeur, que sigue a la gente para ver dónde van, y eso es todo.
Pero entonces se encuentra con un ladrón que entra en las casas de la gente para quitarle cosas o para hacerles ver que él las ha visto, para que tomen conciencia de que las tenían, y se pregunten ¿por qué? ¿era realmente necesario?

Y lo que me resultó más interesante es cuando el protagonista, el voyeur, le dice al ladrón que tiene fichada una casa y le lleva a la suya. Para que el ladrón le analice, que le diga cosas de él. Para ser, por una vez, el observado.
Sentir que tiene una vida digna de interés.
Yo creo que a todos los voyeurs nos gustaría ser mirados, más a menudo.

Photobucket

11 de febrero de 2011

It's Kind of a Funny Story (Anna Boden & Ryan Fleck, 2010)

Tras buscar y buscar una película "un peu nulle" para esta noche, topamos con ésta.

Es tan amable como predecible. Tan complaciente como prescindible.

Photobucket


Lo mejor, todo lo que comimos viéndola: palomitas, patatas ancianas, snack de cara sonriente, anacardos, kinder bueno, mini kit kats. Y coca-cola light.

Concursante (Rodrigo Cortés, 2007)

Me gusta, no me gusta.

No me gusta: esa utilización completamente azarosa y aleatoria de la cámara. Esos injustificados momentos en blanco y negro o en ralentí o a todo gas. Esa estética de película de acción que tan poco le pega.

Photobucket


Me gusta: los actores, Luis Zahera te quiero. El guión. El tono, serio pero cómico. La locura del protagonista al final de la película. Su originalidad temática.

9 de febrero de 2011

Black Swan (Darren Aronofsky, 2010)

Hoy vi 'Black Swan' otra vez, pero esta vez en el cine, por fin.
No comprendo, de verdad, cómo puede una persona seguir existiendo sin verla.

Quien la odie o no sepa apreciarla en su justa medida (la medida de la perfección) será mi más mayor enemigo para toda la vida a partir de este momento.

Photobucket

8 de febrero de 2011

Buried (Rodrigo Cortés, 2010)

Ayer mi padre me llevó al aeropuerto, y como a veces no tenemos mucho de qué hablar, me cuenta la última película que ha visto. Entonces me pregunta, ¿viste la película esa del director ourensano?
No sé de qué me habla.
Y entonces me empieza a contar 'Buried', de principio a fin.
Como es habitual en mí, le pido que me cuente el final. Como es habitual en él, me lo cuenta sin absolutamente ningún remordimiento. Con detalle.

Y entonces hoy me pongo a ver 'Buried', para comprobar qué es eso de ver una película que está única y exclusivamente basada en una emoción: la angustia. Pero completamente incapacitada para sentir la misma, pues ya sé lo que va a pasar a cada minuto.
Y entonces comprendo que no, que eso no está bien, que eso no es cine, al menos no es cine válido para mí. Quizás para algunos lo sea, a mí me falta (enormemente) una idea detrás. Algo más.
Una película que está al servicio de un único sentimiento, y que todos sus recursos, tramposos o no, están a su disposición, no resiste un segundo visionado. Y el arte ha de resistir todos los visionados del mundo. Y el cine por lo tanto.

Me da pena porque el muchachiño es ourensano y pienso que si no tuviera esos delirios de grandeza quizás podría hacer algo digno.

Sin embargo, hay algunos errores garrafales, como esas dimensiones contradictorias del espacio en el que está encerrado. El personaje se pasa 7 minutos de película intentando girar de sentido en el ataúd, pero luego resulta que ahí cabe Montserrat Caballé.

Photobucket


Me recuerda a ese capítulo en el que Homer cuenta una historia de un gigante que cada vez tiene dimensiones diferentes y no para de contradecirse.

Y si eres lo suficientemente valiente como para atreverte a hacer una película con un actor, un mechero, un teléfono móvil, ¿por qué no lo eres tanto como para no utilizar a un famoso actor de Hollywood que te asegure unos cuantos premios y dinero en la taquilla?

Y si lo sacrificas todo por la coherencia de mantener al espectador durante todo el metraje dentro del ataúd, ¿por qué no la tienes para ser fiel a este punto de vista y utilizas la cámara con una total carencia de rigor lógico y cinematográfico?

Ah no. Eso sí que no.

7 de febrero de 2011

How to Kill Your Neighbor's Dog (Michael Kalesniko, 2002)

Hoy vi en el viaje a Avignon ‘Cómo matar al perro de tu vecino’.
Al cruzar la frontera todo seguía exactamente igual que al principio. Cinismo descafeinado. Apatía irracional. Una copia de una copia de una copia. Y navegando hacia ninguna parte.

Photobucket

L'appât (Bertrand Tavernier, 1995)

Ayer a la noche vi ‘L'appât’.

L’appât significa carnaza, cebo. Joy me lo explicó diciendo “es lo que se utiliza para engañar a los peces cuando quieres comértelos”.

Hay un momento de esta película en el que los tres personajes protagonistas están en el videoclub y hablan de alquilar una película. Entonces uno dice: esa no, que es francesa y el cine francés es una mierda.

Esto me hizo pensar, primero, en ese extraña repulsión que tiene mucha gente hacia el cine de su país, y esa tendencia a pensar que todo lo de fuera es mejor. Parece que EEUU es el único satisfecho y orgulloso, irónicamente.
Yo creo que esta insatisfacción viene de los prejuicios y sobre todo, de una asombrosa ignorancia.

Y segundo, me hizo pensar en el director. Un director francés que pone en boca de uno de sus personajes la sentencia: El cine francés es una mierda.
Y estoy, vamos, segura, de que Bertrand Tavernier no considera sus películas una mierda. Nadie con tan poco ego podría ser director de cine.

Y entonces, pienso también, en cómo debe de ser eso de hacer que tus personajes digan cosas con las que tú no estás de acuerdo. Crearlos, en definitiva.
Digo esto porque los pocos guiones que he escrito o intentado escribir, vale. Siempre hay un malo (que no soy yo). Pero nunca sería capaz de escribir para su boca una frase como esa, que no comparto. Que a su vez es idónea para caracterizar a ese personaje que la dice, pero no deja de ser un “aparte”. Como cuando en ‘Une femme est une femme’ Belmondo dice que se va a su casa a ver la tele, que esa noche echan ‘A bout de souffle’.

No es una frase más del guión, y está dicha por un personaje que tú sabes atrapado en una película francesa, y el espectador inevitablemente pensará: ¿por qué Bertrand Tavernier dice que el cine francés es una mierda? ¿de dónde nace esta sentencia? ¿es crítica, es humor, es banalidad?

Cosas aparte, ‘L’appât’ me ha encantado. Como una de las películas más frías que he visto en mi vida, a años luz de la frialdad de ‘Funny Games’, que ya es decir. Los personajes parecen tallados en hielo y eso me gusta. Tanto sentimiento y tanta tontería y tanta pasión.

Photobucket

2 de febrero de 2011

99 francs (Jan Kounen, 2007)

Leí este libro hace unos años. Era una puta basura.
Vi la película esta noche.

Por supuesto.

Otra puta basura.

Photobucket


Qué vas. De Jarvis Cocker o qué.

1 de febrero de 2011

The Fountainhead (King Vidor, 1949)

King Vidor fue el responsable de hacerme amar el cine mudo. Junto a Frank Borzage. Y por supuesto. Chaplin.

Sin embargo, el sonoro no se le dio nada mal. Tenía una mano increíble para el cine. Una mano para construir los personajes. Para destruirlos, también.
Y cómo le gustaban las historias de "yo contra el mundo". Me pregunto si alguna vez el señor King tuvo que ser uno contra todos.

Recuerdo 'The Crowd', donde hablaba de esto mismo. De un hombre con ideas propias, que no tiene un hueco en la sociedad en la que sólo tienes que encuadrarte dentro de las normas. No destacar. No gritar. No sobresalir. Vístete de gris. Copia, no crees. Los individualistas con demasiada personalidad son un peligro para la alienación, para este gran sueño, donde todos somos sumisos.
Porque sí. Como rezaba un intertítulo de 'The Crowd', la multitud ríe siempre contigo, pero sólo llora a tu lado durante un día.

Hay, además, un personaje maravilloso en 'The Fountainhead'. Ella. Que lo único que quiere es:

Photobucket


Vaya par de bichos. No hubiesen hecho fila ni para realizar sus sueños.

La película cuenta con un Gran Discurso Final. Estoy segura de que se podría crear un género sólo de películas con gran discurso final. Y el más inolvidable, el más perfecto, para mí, se encuentra en 'M: el vampiro de Düsseldorf'.

Viendo el último plano, con el personaje de Dominique Francon por las alturas, subiendo en el ascensor todavía en construcción del edificio más alto del mundo, recuerdo la frase de Newton Si llegué tan alto, fue porque me subí a los hombros de gigantes. King Vidor, tú fuiste el gigante.

P.D. ¿Soy la única persona del mundo que piensa que Gary Cooper es idéntico a Francis Lorenzo?

Photobucket