30 de diciembre de 2011

Holiday (George Cukor, 1938)

En la fiesta de fin de año que tiene lugar en 'Holiday', se produce una escisión. Los buenos arriba, los malos abajo. Abajo, toda la aristocracia, haciendo gala de una hipocresía extrema, de un fingimiento aburrido, de un protocolo tradicional, beben champán. Arriba, los rebeldes (entre ellos, por supuesto, Cary Grant y Katharine Hepburn), jugando con marionetas, haciendo acrobacias, diciendo verdades sin tapujos, riendo y divirtiéndose. Entonces, dos de los malos suben arriba y entran en la habitación de los rebeldes. Y se produce esta situación.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket



Brillante, ¿verdad?

28 de diciembre de 2011

Lola (Jacques Demy, 1961)

Sólo había visto dos películas de Jacques Demy. Les parapluies de Cherbourg. Les demoiselles de Rochefort. Señoritas. Paraguas. Qué más da. Ninguna me gustó. Godard dijo. Con el cine de Jacques Demy ocurre como con Italia: cuando se ha ido una vez siempre se sienten deseos de volver. Godard hizo 'Une femme est une femme' en 1961. Jacques Demy hizo 'Lola' en 1961. Ambas tiene esta escena.





Godard está más loco. Corta la música. Hace cantar a Anna Karina sin acompañamiento. Nos muestra el contraplano. Señores. Aburridos. Nada erótico. Un pianista cruzado de brazos mientras suena el piano. Anna avanza hacia la cámara enfrentándola. Jacques Demy es más clásico. Nos muestra a Anouk Aimée en un ensayo. Hay música todo el tiempo. También avanza hacia la cámara enfrentándola. Sin embargo ambas escenas son muy parecidas. Los movimientos. Sus gestos. Existe la mujer, y nada más. Como eje de la sensualidad, que se corta con la vida diaria de una o la prisa de la otra. Una sensualidad que se muestra como ficción, como un aparte. Un accesorio intrínseco. De todo eso es capaz una mujer. Es capaz de arrancarte el corazón. Y luego obligarte a comértelo.

27 de diciembre de 2011

The Thing, I don't know how she does it & The Human Centipede II Full Sequence (Pijama's Party)

El menú en la fieste de pijamas de ayer fue relativamente exitoso: de entrante 'The Thing', de John Carpenter, un clásico para abrir el apetito, de plato fuerte (fuertes dolores de estómago y arcadas) 'I don't know how she does it', el director es irrelevante, la gente la verá por estar protagonizada por Sarah Jessica la mujer más fea del mundo Parker, y de postre la esperadísima 'The Human Centipede II (Full Sequence)'. Además tuvimos una sobremesa inesperada con un programa de Cuatro sobre gente que se masturbaba ante una cámara y el reportero hacía turismo sexual por los burdeles. Arte.

'The Thing' empezó dando muy mal ambiente, pero poco a poco fue captando nuestro interés y los efectos especiales son muy asquerosos y dignos de un aplauso. Lo bueno es que se movía en el terreno del humor (espero que esa fuera la intención), así que aunque no te diera mucho miedo o asco, siempre te puedes reír mucho. Pero cómo odio cuando se meten con los perros. Que maten a quien quieran y como quieran, pero que no me metan un alien dentro de un pobre perro. Leí hace poco una idea de Miguel Noguera en la que hablaba de eso:
"Recuerdo que la última imagen, o lo que consideré como última imagen o grado sumo de incorrección, era un perro que maltrataban. Recuerdo haber pensado: ¡Joder! En secuencias anteriores han mostrado cosas horribles, han ultrajado a niños, han asesinado a niños, pero siempre me darán más pena los animales maltratados. Hay que joderse.
Pues sí.

'I don't know how she does it' creo que es una de las peores películas que he visto en mi vida. No porque sea convencional y aburrida y estúpida, que no sería nada que no esperásemos. Lo que realmente nos provocó arcadas fue cómo ¡AÚN ENCIMA! se intentaba vender como FEMINISTA la película más MACHISTA sobre la faz de la tierra. Todo el meollo del asunto era que Sarah Jessica Parker era una supermujer porque se atrevía a tener iniciativa en el trabajo y era capaz de tener hijos a la vez. O sea era madre y trabajadora. INCREÍBLE. Lo nunca visto. Le hacían entrevistas a la gente en plan "es muy fuerte, ¡hace las dos cosas a la vez! ¡trabajar y ser madre!". La película, tras llegar a la conclusión de que tenía que renunciar ligeramente a su trabajo para poder ser mejor madre y poder CUMPLIR SUS DEBERES SEXUALES para con su marido, estalla en la declaración más bochornosa que he escuchado en mi vida (agarros que voy, y en NEGRITA): "PORQUE TRATAR DE SER HOMBRE, ES DESAPROVECHAR SER MUJER." Bravo. Ya te puedes morir tranquilo.

Photobucket


Y qué decir de 'The Human Centipede II: Full Sequence'. Creo que es la película más asquerosa que he visto en mi vida. Sí, lo tiene todo. Romper dientes, cortar nervios de las rodillas, excrementos, sangre (en blanco y negro, GRACIAS), Freud violador de niños discapacitados, romper cráneos con barras de hierro, coser bocas a culos, y, atención, momento estrella: Parir un bebé mientras intentas arrancar el coche y mientras cae al suelo aplastarle la cabeza entre tu pie y el acelerador. Todo esto me encanta porque me divierte, te preguntas dónde está el extremo y NO LO HAY. Por otra parte supongo que es muy sencillo dejar llevar tu lado más reprimido y éste es el resultado: la perversión en estado puro. Tengo muchas ganas de ver la tercera parte ante la declaración: Según su director, "The Human Centipede 3 hará que la segunda parte parezca una película de Disney." Ni siquiera mi parte del cerebro más enferma alcanza a imaginar cómo puede ser. De todos modos, las náuseas no fueron nada en comparación con las provocadas por 'I don't know how she doest it'.

Photobucket

26 de diciembre de 2011

Party Girl (Nicholas Ray, 1958)

Cómo presenta Nicholas Ray a un personaje:

Se organiza una fiesta para Rico Angelo, un mafioso. Él está apenado, en un sofá, mirando tristemente una fotografía y mientras los demás le dicen que se anime, que esa chica no era para él, él les contesta que cómo va a poder olvidar a la mujer más bella del mundo.
En una conversación posterior, comprendemos que la fotografía pertenece a la actriz Jean Harlow, que se acaba de casar ese mismo día, y Angelo da una fiesta para olvidarla. ¿Es que la conocía?, pregunta alguien. No, pero ha visto todas sus películas. Está encaprichado con ella, y según él, ella le traicionó.
Minutos más tarde, Angelo disparará a la fotografía de Jean Harlow, justo entre los ojos, nadie juega con Rico Angelo.

Photobucket

Photobucket


Photobucket

25 de diciembre de 2011

Gespenster (Christian Petzold, 2005)

'Fantasmas' es una película de muy pocas palabras, y en ningún momento se nos plantea que tanto Toni como Nina puedan ser lesbianas. De hecho, no sabemos casi nada de ellas. Sabemos que no tienen una habitación propia en el mundo, caminan sin rumbo (de Nina se dice que huye, constantemente, de un espacio a otro). Ni siquiera hay un póster en su habitación de acogida, una pista, cualquier cosa que nos pueda decir algo mínimamente personal sobre ella. Tardamos en saber su nombre, como para enterarnos de su orientación sexual.

Photobucket


Creo que la relación que surje entre Toni y Nina nace de la más pura y primitiva necesidad. Ambas se mueven por el mundo con cierta prepotencia de no necesitar a nadie, sin embargo, cuando las dos colisionan, parecen necesitarse por unas horas, minutos en el caso de Toni, quien está completamente desapegada del mundo. Los fantasmas frecuentan las zonas crepusculares, el mundo entre la vida y la muerte y esperan que el amor pueda devolverlos a la vida. La madre de la niña desaparecida a los 3 años busca el fantasma de su hija en el cuerpo de Nina. Nina no parece buscar nada, quiere ser encontrada. Y Toni... Toni está a la deriva.


-¿Es Toni tu novia?
-Ella se acostó conmigo. Luego se largó.
-¿Quieres ir con ella?
-No. Yo quiero que ella esté conmigo.

Photobucket

Les Rendez-Vous de Paris (Éric Rohmer, 1995)

Photobucket

24 de diciembre de 2011

Contagion (Steven Soderbergh, 2011)

'Contagion' es, en general, una película muy convencional. Me pregunto cuándo has de rendirte con un director, cuando tu película favorita suya es la primera ('Sexo, mentiras y cintas de vídeo', una obra maestra) y el resto ha sido una decepción más o menos constante. El síndrome de Orson Welles, aunque en el caso de Welles era mentira que 'Ciudadano Kane' fuera su mejor película. Pero lo de Soderbergh es raro. Tiene mucho dinero para hacer películas, supongo que eso es lo que le pasa.

Matt Damon, Kate Winslet, Marion Cotillard, Jude Law, Gwyneth Paltrow. Más estrellas que en el cielo, que diría la MGM. Y sí hay algo interesante en todo esto. Es que es difícil matar a una estrella en tu película. Y si la matas, la matas al final, tras una larga lucha y agonía, y dejando un bello recuerdo. Pero Soderbergh, al más puto estilo Hitchcock, mata a Gwyneth Paltrow en una de las primeras secuencias de la película, y aunque ésta no sea la protagonista ya que toda la película intenta ser muy coral, es un personaje clave, de igual modo que Janet Leigh servía para poner en marcha la acción. Supongo que le quita un poco (mucho) de valentía el hecho de tener tantas otras grandes estrellas que puedan sostener el interés del público (esto es algo que no deja de ser increíble, que el star system siga funcionando en el S.XXI).

Por todo lo demás, me he mantenido bastante desconectada de la trama, no soy nada hipocondriaca y no he empatizado con ninguno de los personajes, pero como decía ayer Nacho Vigalondo, la mayor parte de las veces cuando no nos gusta una película y tratamos de explicar por qué, decimos los motivos equivocados.

Photobucket


P.D. Me acabo de dar cuenta de que he escrito "puto estilo Hitchcock" en lugar de puro. Iba a corregirlo pero estoy leyendo Ultraviolencia de Miguel Noguera y veo el encanto de dejarlo así. El puto estilo Hitchcock.

16 de diciembre de 2011

Rashomon (Akira Kurosawa, 1950)

"Desde que llegara el cine hablado en la década de los treinta, yo sentía que habíamos olvidado y menospreciado lo maravilloso del viejo cine mudo. Yo era consciente de esa pérdida estética, y ello me irritaba constantemente. Sentí la necesidad de volver a los orígenes del cine mudo para encontrar esta peculiar belleza una vez más; tenía que volver al pasado.

Creía en particular que había que aprender del cine de vanguardia francés de la década de los veinte. Pero por esa época en Japón no había filmoteca. Tuve que hurgar en películas viejas, y tratar de recordar la estructura de las que había visto de niño, rumiando la estética que había hecho que fueran tan especiales en su momento.

Rashomon era mi campo de pruebas, el lugar donde podía aplicar las ideas y los deseos que iba acrecentando mientras perseguía la estética del cine mudo. Decidí utilizar la historia de En una arboleda de Akutagawa, porque profundizaba en el corazón humano como un escalpelo quirúrgico, dejando al desnudo las oscuras complejidades y los extraños recovecos. Estos extraños impulsos del corazón humano podrían expresarse a través de un elaborado juego de luz y sombra."

AUTOBIOGRAFÍA (o algo parecido). Akira Kurosawa.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

13 de diciembre de 2011

Two Thousand Maniacs! (Herschell Gordon Lewis, 1964)

'Two Thousand Maniacs!' está considerada como la 2º película gore de la historia y pertenece al mismo director que la primera,'Blood Feast'.
El título promete muchísimo, ¡2000 maníacos, wow! Pero la realidad es que las escenas de gore son:
-Una mujer al que le cortan el dedo y luego el brazo.
-Un hombre al que atan a dos caballos y le arrancan una pierna.
-Le arrojan una piedra gigante a una mujer y se espachurra.
-Una idea BUENÍSIMA. Meten a un hombre en un barril y le clavan clavos muy largos por fuera y luego lo echan a rodar (NOTA MENTAL: poner en práctica).

Photobucket


Y eso es todo, y de los seis candidatos a morir, se salvan ¡dos! Eso sería inaceptable a día de hoy. También sería inaceptable tan poca sangre vistos los niveles que hemos alcanzado, donde directores muy enfermos nos han demostrado que la desmembración es todo un universo a explorar, y que no importa la trama cuando la sangre es abundante y de calidad.
Así que teniendo en cuenta que estamos en 1964, 'Two Thousand Maniacs!' nos da una ración de sangre, aunque escasa, es divertida y tiene la semilla de lo que más adelante será un género de lo más exquisito y admirado.


Photobucket

7 de diciembre de 2011

Maratón Cineuropa 2011

El maratón del Cineuropa de este año fue muy bestia. Entramos allí a las 20:30 allí y no salimos hasta las casi 14:00 del día siguiente, 17 horas de cine salvaje, sangriento y despiadado con apenas pausas de 5 minutos y, como película para finalizarlo en nuestra la lucha contra el sueño o contra la locura, 'L'humanité'.

Proyectar en un maratón la trilogía del odio de Sion Sono es una apuesta muy arriesgada, aunque sólo sea por su duración (más de 8 horas), sin embargo es indescriptible el universo en el que te ves sumergido, un bucle ajeno a la realidad. A mí Sion Sono me gusta mucho porque es divertido y serio a la vez. Quiero decir que es capaz de plantear temas como la religión (con las sectas de fondo), la unidad familiar o el papel de la mujer en la sociedad japonesa y hacerlo sacando tripas, penes gigantes, travestis y personajes muy (muy) lejos de una lógica aceptable.

Sion Sono tiene, además, personajes realmente hipnóticos. Mi favorito de las tres películas probablemente sea el de Mitsuko, una prostituta preciosa que como ella muy bien dice, ha tocado fondo. Y está loca, pero de esas locas que me gustan. Las de verdad. Las que no tienen nada que perder, y nada quiere decir nada. Las que tienen la vida apostada y el dolor y la risa son uno, y la sangre es tan sólo una rutina por la que pasar para llegar a la muerte. Si tuviera que escoger a una persona para que me ayudara a perderme, para que me desperdiciara y me destrozara, ésa sería Mitsuko.

Photobucket


Aunque se trate de la trilogía del odio, los temas que más resaltan son el sexo y la sangre, y me pregunto en qué manera la unión de ambos puede significar el odio. Sí, los personajes odian a los demás y sobre todo, sobre todo se odian a sí mismos. No se soportan. No soportan lo que son, de lo que forman parte, no soportan sus debilidades. Y quién podría no entenderles. Quién se cree lo suficientemente fuerte como para no despreciarse. Y es probable que para canalizar ese odio se sirvan de las cosas más al alcance que tienen (que tienen ellos, que tenemos todos): el sexo, y la sangre. Nada más cercano a nuestro cuerpo que el sexo y la sangre. Nada más en las entrañas que eso. El odio siempre late en la yugular, bombea sangre y todos sabemos a dónde conducen nuestras arterias. Así que pese a todo el surrealismo de sus películas, hay algo real y doloroso en ellas que hace que no puedas apartar la vista de imágenes tan repulsivas y despreciables. También me gusta mucho su sentido del humor, un poco triste y desapegado. Lo he visto escrito por ahí como "humor negro", pero yo creo que se trata de humor rojo. Humor de la demencia, y poesía del dolor.

Photobucket


La película que dormí este año fue 'Hors Satan'. Cuando me desperté en un momento, un chico estaba tirándose a una chica en el campo mientras a ésta le salía semen/espuma por la boca, y luego él la besó y todo el público hizo arg. Yo me asusté y seguí durmiendo hasta que acabó. También proyectaron otra película de Bruno Dumont para finalizar, 'L'humanité'. Hay que tenerlos bien puestos para poner una película francesa de 2 horas y media, de ritmo extremadamente lento y sin apenas diálogos para finalizar un maratón, con gente que lleva ya 15 horas viendo sangre, violencia y sexo por un tubo, y que lejos de haber acabado su cena, ya se da cuenta de que es la hora de comer. 'L'humanité' me pareció tan siniestra que no me atrevo ni a pensar en ella. Siempre que algo me parece siniestro, pienso en Blue Velvet y en Sandy diciendo es un mundo extraño, ¿verdad?.

La película sorpresa fue 'The Wicker Man'. Yo nunca había oído hablar de ella, pero según Chema y Filmaffinity, es una película de culto. Yo guardé la esperanza hasta el último momento de que la película sorpresa fuera 'Extraterrestre', de Vigalondo, pero no hubo suerte. Me dio muy mal ambiente. Exactamente el mismo que '¿Quién puede matar a un niño?'. No sé si guardan muchas cosas en común aparte del terror de llegar a un pueblo del que no puedes salir donde toda la población se comporta de una manera unida y psicópata principalmente. Me produce mucha angustia el no poder salir de un lugar. A propósito de esto, el último cortometraje que proyectaron trataba sobre la pesadilla de que nadie podía salir de Santiago de Compostela. Era imposible, por tierra o aire, siempre había una fuerza mayor y misteriosa que hacía que te quedaras allí. Eternamente. El horror, el horror.

'Attack The Block' puso el toque de humor comercial a la noche. Unos bichitos negros y peludos con ojazos que venían del cielo y una pandilla de matones adolescentes que se deciden heroicamente a matarlos.

Por lo demás, la fila 3 no fue tan terrible como pensaba, de hecho estar tan cerca de las imágenes me ayudó en la ardua tarea de competir contra el sueño. Los churros con chocolate (más tarde de lo habitual, ¡ya pensábamos que no había!) estaban deliciosos aunque resultaba difícil comer después de haber visto a una chica despedazar centrímetro cúbico a centrímetro cúbico cadáveres y luego caerse encima de las vísceras y pelearse para acabar besándose con otro con tripas de por medio. Pero eh, me gustan los retos. Afrontar la luz solar fue doloroso, pero conseguí aguantar toda la tarde despierta para después, por fin, dormir 15 horas seguidas. Bravo.

3 de diciembre de 2011

Beginners (Mike Mills, 2010)

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

L'apollonide (Souvenirs de la maison close) (Bertrand Bonello, 2011)

A veces algunas películas son como invitaciones a mundos misteriosos con pesadas puertas de madera que se abren sólo durante dos horas. El director te ve en la calle, esperando bajo la lluvia, ávido de ver, se apiada de ti, te agarra de la mano y te deja entrar con él en ese espacio. Y ahí es donde habita la vida, o la muerte, o estas chicas que viven en la maison close, que en la traducción al español pierde su significado (la palabra prostíbulo no implica privacidad ni cerradura). Nosotros, espectadores, a no ser que alguno de mis lectores haya ejercido alguna vez la prostitución, somos ignorantes de ese mundo y aceptamos satisfacer nuestra curiosidad con esta película que más que cine es un cuadro muy minucioso.

Lo que me gusta de ella es que tiene mucho amor y también mucha mala leche, equilibrados de una manera muy inteligente. La escena más cruel, la desfiguración por parte de un cliente a La Judía, está maravillosamente introducida. En medio de un ambiente idílico, de música, baile, prostitutas felices, clientes felices, piernas eternas. Y entonces, un grito en medio de una cama, las sábanas llenas de sangre, y un profundo corte a negro. Y además...

Photobucket

A Torinói ló (Béla Tarr, Ágnes Hranitzky, 2011)

A veces nos preguntamos a dónde nos puede llevar el cine, algunos quejumbrosos dicen que hacia ninguna parte, que ya está todo inventado, que sólo queda repetir. Y entonces viene Béla Tarr y te ofrece esta película que de algún modo te conduce a un sitio donde nunca has estado. En la urna de las votaciones, papeletas con unos y dieces por igual. Es lo que tienen las apuestas arriesgadas, muchos abandonarán la sala cabreados e incomprendiéndote, y muchos otros alabarán tus aciertos y afirmarán haber experimentado sensaciones únicas. La insoportable levedad del ser, o el fin del mundo. Últimamente se habla mucho sobre el fin del mundo, y pienso que es interesante ver cómo lo retrata Lars Von Trier, cómo lo hace Béla Tarr o imaginar cómo lo haría Spielberg. Así nos encontramos una vez más ante la importancia de la forma: las historias ya las conocemos, concentrémonos en el cómo, en la mirada propia de cada cineasta.

Yo no sé nada sobre Béla Tarr, nunca antes había visto una película suya y todavía no he leído nada como para aclararme sobre cuáles de las dos opciones pretendía retratar el húngaro. Como si eso importara.

Sonrío al imaginar cuando Béla Tarr entregó el guión de esta película, no podía ocupar más de 10 páginas. Insertar risa para los que defienden la regla de una página un minuto. Bienvenidos a la era de la dinamita. Dejemos que el cine explosione, que nos llene de hastío, que nos ofrezca, qué, ¿30 planos?, en dos horas y media de metraje y nos permita sumergirnos sobre cada plano. Aprendamos a bostezar o a no pestañear. Pero más dinamita como 'A Torinói ló' para el cine.

Photobucket

La reine des pommes (Valérie Donzelli, 2009)

'La reine des pommes' ataca a uno de esos puntos comunes entre los seres humanos, donde sabes que vas a acertar. Porque hay espectadores que pueden no simpatizar con la venganza o con alguna verdad histórica, pero todos, TODOS hemos sufrido por amor, maldito sea.
Así que la pobre Valérie Donzelli, directora, guionista, protagonista, diseñadora del vestuario y encargada de la banda sonora junto con Benjamin Biolay, atrae nuestra atención en cuanto es dejada por su queridísimo novio, de una manera un tanto estrambótica y melodramática que en general desentona con el tono de la película. Un tono que, por cierto, no queda claro. ¿Comedia, musical, degeneración sexual? Quizás ése sea su gran fallo, no saber a dónde una se dirige, aunque supongo que así es un poco como se sentía la protagonista tras la ruptura, tras perder el norte, como un ciervo en el bosque, aturdido por tanta belleza pero sin saber exactamente cómo atraparla. Momentos en los que quieres cantar, otros llorar o reír y otros tener sexo frenético con desconocidos para averiguar cuán lejos se encuentra el fondo. Y nosotros con ella.

Photobucket